Caminos…

Caminos, caminos desconocidos
que esconden familiaridad 
en sus rasgos
acompañados de un tipo de hipnosis
que me incitan a seguir caminando,
a pesar de no tener certeza
de hacia donde voy o que es lo que busco,
sin conocimiento 
de sus atajos y trampas
 
Caminos, caminos sin salidas visibles
que me dejan en medio de la nada,
desconozco por completo si la salida
se encuentra cerca o lejos ,
si será de manera abrupta o si más bien
ya estoy cruzando su umbral.
 
La única afirmación que me atrevo a balbucear 
es que en mi equipaje no llevo el miedo,
Ésta vez lo he dejado en casa,
donde no me pueda detener,
donde no me haga pensar más en el destino
que en el recorrido.
 
Ésta vez no me importa cómo será la salida,
reconozco la dicha que tengo en transitar
Caminos, caminos desconocidos.
 
Imagen

Verdades…

Y estaba tan grande, usted era mi gigante, planteó en mi el deseo de ser tan admirable como usted lo era, sembró en mi el querer llegar a la grandeza en que lo veía, y se marchó como se marcha un héroe, dejando a admiradores desconsolados, y tenía características de héroe, el disfraz no le faltó, la doble vida era algo que usted supo manejar a la perfección, y hoy que puedo observar aquello que logró esconder por tanto tiempo, no encuentro más admiración, al contrario el recuerdo se desvanece tan dolorosamente, si, su recuerdo, aquel que estaba en grande, aquel que me hacía soñar con una persona increíble, hoy se quiebra en mil pedazos, con cada lágrima que cae, un pedazo más cae a lo más profundo que jamás conocí en mi interior, tal vez años atrás cuando la inocencia aún albergaba mi mente, me hubiera conformado con el hecho de que conmigo no fue así, pero hoy  no puedo aceptar el rol de superhéroe que me inculcaba valores y principios, cuando la persona detrás del disfraz traicionaba cada uno de ellos con sus acciones.

Ahora que hago con esta verdad sino me siento preparada para manejarla, a lo mejor y nunca lo esté, si usted me dibujó el mundo de una forma y hoy sin venda en los ojos veo que todo está al revés, y así me siento ahora al revés, porque no sé cómo reaccionar, si antes lo hacía en base en un mundo que usted había creado pero hoy ¡no existe! y es que a quien puedo pedir alguna explicación, si usted se retiró antes de las preguntas, dejando con culpas a los inocentes, pero a veces preguntamos sin estar preparados para la respuesta.

Y ahora como hago con esta verdad, ahora que creo que lo conozco, usted me confirma mis peores miedos, justo cuando los empezaba a enfrentar o algo parecido, usted se convirtió en aquello de lo que siempre huí, que ironía, muchos me decían que cuidara mi corazón, que afuera la gente hacía daño, y llegué a tener miedo de eso que todos llaman desamor, dolor, y demás, me aferraba a mantener mi corazón lo más intacto, y el mayor golpe que he recibido en mi vida, ese que despedaza minuto a minuto mi corazón y desgarra mi alma, fue del que yo creí me protegería… si de usted, que me hacía soñar como niña con recordar sus palabras, que me inspiraba tantos proyectos pero ahora todos se reducen a uno solo… parecerme en lo menos que pueda a lo que usted fue.

Intento de despegue

Eso es lo que busco despegar…. Quitar todo lo que impide que mis alas se extiendan y lograr el anhelado vuelo.

Cada madrugada no me deja en paz el pensamiento, me recuerda que puedo llegar más lejos, más alto… más allá y me muestra esa sensación, la de volar… de ser libre…  y me convenzo de que eso es lo que quiero, eso es lo que soy,  pero llega la mañana y es acompañada de otra voz, ésta más dominante, con su verdad absoluta y me hace aterrizar mucho antes de lograr el vuelo, con sus datos y números  quiere que entre razón de que mi idea de volar es egoísta porque acá, en la realidad, hay mucho que hacer y eso sólo lo entorpecería.

Pero llegó el momento en el que decidí hacer lo que tanto miedo me daba, tomar una decisión y caminar según las consecuencias, afrentándolas de manera certera y firme, empacando solamente lo indispensable y olvidando – a propósito- el miedo que paraliza, la vergüenza que impide y hasta la pereza que estanca; quitando ese peso de más se abren mis alas, se extiende y ahora si puedo emprender el vuelo.

Pero no olvido mi nido, mi refugio donde se encuentra lo que me formó… donde me encuentro, porque la naturaleza no se equivoca y hasta los pájaros tienen un nido donde volver… no olvidaré mi pasado, mi identidad, mis raíces, mi camino de regreso… ahí desde donde una vez realicé mi primer intento de despegue. 

 

Imagen